Las mejores alternativas para reemplazar el azúcar

Enviar por correo

:
Cambiar los hábitos alimenticios requiere de dos consideraciones importantes: primero tomar la decisión, y luego mantenerla con fuerza de voluntad. Lo mejor es ir tomando un desafío a la vez, y muchas veces dejar el azúcar es una de las más difíciles, pero actualmente hay opciones que facilitan el proceso.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), tanto en niños como adultos el azúcar debiera aportar no más del 10% del total de calorías que comen a diario, para así prevenir ciertas enfermedades como diabetes, proteger la salud bucal y mantener el peso corporal.

“El azúcar del azucarero, de las preparaciones dulces, de caramelos, entre otras, no es necesaria para el organismo y de hecho se les tilda de calorías vacías, ya que es energía que carece de otros aportes como vitaminas, minerales y fibra. Además, es el principal alimento de las células cancerígenas, eleva los niveles de insulina y se le responsabiliza como uno de los principales causantes de la obesidad. Sin embargo, restringir el consumo del azúcar, no significa comer sin sabor, sino que se debe traducir en potenciar sabores naturales, acostumbrarse a ellos y en caso de querer endulzar preferir las opciones carentes de calorías”, destaca Paulina Hernández, nutricionista y jefa del Programa Vivir Bien de Sodexo Servicios de Beneficios e Incentivos.

A continuación, te entregamos tips para disminuir tu consumo de azúcar:

  • En tus preparaciones dulces, potencia los sabores: agrega a tus preparaciones canela, clavo de olor, anís, cáscara de naranja o limón, puré de plátano, puré de manzana, entre otros, esto te ayudará a tener sabores dulces y más intensos sin tener que adicionar azúcar.

  • Acostúmbrate a sabores menos dulces: el umbral del sabor dulce, así como el salado, es adquirido, es decir, entre más dulce comemos más alto será el umbral. Para bajarlo es cosa de paciencia, fuerza de voluntad y tiempo. Si poco a poco te propones usar menos azúcar o endulzante, irás acostumbrándote y sentirás todo más dulce.

  • Sustituye el azúcar: si bien la miel a veces se presenta como una buena opción por sus cualidades extras, en el cuerpo se comporta igual que el azúcar. Si quieres reemplazarla elige de preferencia stevia, tagatosa o sucralosa y cuida la cantidad que usas, ya que el umbral antes mencionado no distingue si el sabor viene del azúcar o un sustituto.

Acostúmbrate a lo natural, poco a poco verás lo bien que se siente.