Maridaje: ¿qué vino tomamos?

Enviar por correo

:
Con el 18 a la vuelta de la esquina, es inevitable no pensar en cómo disfrutaremos en esta fecha tan importante: empanadas, asados, choripanes y postres aún más ricos. Pero existe un ítem en el que, para muchos, es una complicación: el maridaje de cada uno de estos platos. Acá una ayuda para no equivocarnos, sacarle el mejor partido a cada vino y solo gozar con una buena copa.

“Que ni la comida opaque al vino, ni el vino opaque la comida”, eso es para Sebastián Labbé, enólogo de la Viña Santa Rita, uno de los mandamientos que hay que seguir para elegir el vino indicado pensando en el sabor, aroma y la textura de la comida que se escoja. El corte de la carne, los aliños y las salsas son elementos que se tienen que considerar ya que, como explica Sebastián, influyen en cuál será el vino seleccionado.

La uva país, el Cabernet Sauvignon, Carmenere, Merlot, Syrah y Pinot Noir son algunas de las cepas que se cultivan en tierras chilenas y que son de las más conocidas en nuestro país al hablar de tintos. Por otro lado, el Sauvignon Blanc, es el blanco preferido a nivel nacional.

El desafío para Fiestas Patrias es importante y para eso este enólogo nos comparte sus recomendaciones para no fallar en la elección.

¿Qué vino es infaltable en la mesa del 18 de septiembre?

Principalmente la recomendación son tintos como el Cabernet Sauvignon, Carmenere y Merlot, porque al tratarse de comida más contundente y especiada, combinan mejor con vinos más complejos y de más taninos. Estos se caracterizan por tener una mayor estructura y son mejores maridajes para las comidas dieciocheras.

Para la clásica empanada de pino, ¿cuál sería tu cepa elegida?

Elegiría un Carmenere. En este sentido es un gran compañero; un vino potente, concentrado y sabroso, que no pierde la elegancia y profundidad. Además, qué mejor que celebrar para estas Fiestas Patrias con una cepa tan emblemática para Chile como es el Carmenere, que fue redescubierta en 1994 en el Valle del Maipo; un doble motivo para festejar.

Si hablamos de asado...

Cabernet Sauvignon lo maridaría con lomo vetado, una entraña o una carne de cerdo a la parrilla; es un vino estructurado de taninos firmes, es decir, con elementos que dan astringencia al vino y que balancean cortes sabrosos con más grasa.

Carmenere con embutidos como prietas y chorizos; al ser un vino menos tánico marida muy bien con comidas especiadas.

Merlot con un pollo a la parrilla, porque es una carne más suave, menos grasosa, funciona bien con esta cepa que se caracteriza por tener menos taninos que otras variedades tintas y menos persistencia.

Y para terminar con broche de oro, es inevitable no pensar en algún postre típico chileno… en este caso, ¿cuál sería el vino elegido?

Para el postre, sugiero acompañar con un vino aromático, untuoso, concentrado, dulce, persistente y goloso como un  Late Harvest.