Azotea Matilde

Enviar por correo

:
De esta barra salen los tragos más populares de Santiago y todo coronado con una espectacular vista al barrio Bellavista. Es el lugar donde hay que estar, donde se juntan los amigos en un ambiente que se ha ganado un espacio en el exigente gusto capitalino. Aquí la Azotea Matilde nos sorprende con preparaciones inspiradas en el Mediterráneo.

Paciente esperan todos sus visitantes para subir a este místico ascensor que conduce a uno de los techos más altos de este sector capitalino, con una vista privilegiada, amplias mesas, una decoración impecable y un aura que llama a quedarse allí para siempre, independiente de qué hora del día sea.

 

No es coincidencia el éxito de Azotea Matilde, sino que es producto de una propuesta única de exclusividad, lujo y sabores que han encantado a la bohemia santiaguina. Quien no ha estado aquí, se ha perdido bastante, por no decir de “el” lugar de moda.

 

Con una carta amplia que ofrece todo tipo de picoteos y platos de fondo, es ideal para instalarse a tomar algo rico para más tarde dar paso a contundentes aperitivos y por qué no, a los exquisitos platos que han vuelto locos a sus comensales.

 

Y para los que ya conocen este sitio, podemos contarles que esta gran maravilla sigue creciendo, pronto abrirán el piso de abajo para estrenar un salón de lujo para los más friolentos. ¿El plus? Mantener esa vista única.

 

Mientras corre una brisa relajante, pasar la tarde aquí es una tentación, su iluminación pintoresca, la barra y paredes cubiertas con vegetación hacen que uno se sienta en cualquier otro rincón del mundo. La locura de Santiago se queda abajo y ciertamente es clave para desconectarse, darse un gustito y disfrutar del placer sin culpa con una panorámica de ensueño.