Adobe

Enviar por correo

:
A cielo abierto.

San Pedro es conocido como un destino tranquilo, cuya vida nocturna es más escasa que en otros lugares del país. Sin embargo, en el corazón de la calle Caracoles, está el Adobe, un clásico. Ideal para instalarse en la terraza iluminada por un fogón central, para mirar el peculiar cielo estrellado de la zona mientras uno se come un tremendo pedazo de carne acompañado del espectacular trago de la casa: el pisco sour de ají verde. Con una atención más que cordial, la estadía es toda una experiencia, donde grupos de viajeros se unen en conversaciones eternas y brindan hasta altas horas de la noche a la luz de las llamas. Es un espacio bonito y acogedor para quienes buscan tomarse algo rico con un poco de onda.