Syrah Amayna 2015 de Viña Garcés Silva es galardonado como el mejor tinto de Chile

Enviar por correo

:
Proveniente del valle de Leyda de la V Región, compitió frente a cientos vinos chilenos en la versión número 34 de una de las competencias más prestigiosas de la industria internacional del vino.

Tras la cata de más de treinta expertos y críticos de todo el mundo, el Syrah Amayna 2015 de Viña Garcés Silva ganó el podio en la categoría “Best Red Wine of Chile” del International Wine Challenge (IWC) de 2017, prestigioso evento de la industria conocido por ser “la competencia más fina y más minuciosamente juzgada del mundo”.

El IWC, en donde se degustaron cientos de vinos del país, premió además a Syrah Amayna 2015 como el “Mejor Syrah de Chile” y “Mejor Syrah de Leyda”, donde las tasting notes lo catalogaron como “Un Syrah con una maravillosa tipicidad, con notas de arándano, pimienta, aceitunas negras y una nota exótica de especias de Medio Oriente. Perfumado, equilibrado y no demasiado pesado, con una mezcla perfecta de frescura y sabores delicados".

 La región y el país fueron ampliamente destacados por la vicepresidenta de la IWC, Sarah Abbott, quien dijo que "Sudamérica es una de las regiones más excitantes y dinámicas del mundo para el vino, y este año probamos fantásticos vinos chilenos. Es maravilloso que los viticultores chilenos estén experimentando con nuevos estilos y uvas y este nuevo compromiso de diversificación asegurará la posición de Chile como un competidor de clase mundial en la producción de vino".

 Para Matías Garcés Silva, Director Ejecutivo de la viña Garcés Silva, “este tremendo reconocimiento a nuestro Syrah Amayna 2015 es sin duda un premio a la consistencia en la calidad de nuestra viña que, a pesar de su reducido tamaño, es capaz de competir con los grandes nombres de Chile y el mundo. Estamos orgullosos del trabajo de nuestro equipo, y felicitamos a cada uno de los involucrados en el proceso de realización de este exquisito vino que, estoy seguro, nos traerá más satisfacciones en el futuro y es la puerta de entrada a otros productos que estamos preparando para lanzar prontamente”, dijo.

 Syrah Amayna 2015 está presente en los más exclusivos restoranes nacionales y tiene una gran demanda en Chile y países como Inglaterra, Canadá, China, Brasil, Bélgica y Japón.

 Sobre Syrah Amayna 2015 de Viña Garcés Silva

Distinguido por su calidad y un perfil marcado por el inconfundible aroma de sus frutos negros y rojos que se funden armoniosamente con la madera, el Syrah Amayna se presenta con un intenso color púrpura que muestra toques de violetas y especies como la vainilla y pimienta. Con una boca potente y redonda con estructura de taninos suaves, este se caracteriza por su espaciado y frescura, demostrando ser un vino de gran carácter y potencial de guarda.

 Sobre Viña Garcés Silva

Con una vasta tradición que cruza a varias generaciones, la familia Garcés Silva ha desarrollado un vínculo profundo con la tierra, imprimiendo un sello de calidad único en cada una de las diferentes actividades agrícolas que realiza. 

Esta vocación la llevó a plantearse el desafío de ingresar a la industria vitivinícola con el objetivo de desarrollar vinos que rompieran las convenciones de la época y se proyectara en el tiempo como una viña con ejemplares únicos.

En su viñedo ubicado en el Valle de Leyda en la V Región, los Garcés Silva se convirtieron en pioneros en producir Sauvignon Blanc y Pinot Noir con vista al Océano Pacífico. Esto los llevó a sustentar una revolución enológica, a la que agregaron la pasión, talento, filosofía empresarial y la visión de los diferentes miembros del clan. En el año 2002 nace la primera bodega del Valle de Leyda con sus vinos Amayna y más tarde con Boya.

Sobre el International Wine Challenge

Con el objetivo de ayudar a los amantes del vino a descubrir grandes ejemplares, esta competencia es catalogada como una de las más prestigiosas del mundo vitivinícola. Cuenta con la participación meticulosa y “a ciegas” de más de 200 expertos en Master Sommeliers, Masters of Wine, enólogos, importadores, distribuidores y críticos internacionales. 

Cabe destacar que participan 50 países en cada fecha y la IWC evalúa a cada vino premiado al menos en tres ocasiones con un mínimo de 10 jueces diferentes. En cada cata de valora la región donde se produce, su estilo y la añada.