Derribando los mitos del té

Enviar por correo

:
Con un consumo diario de más de 77 litros per cápita anuales en Sudamérica, alrededor de este brebaje milenario se han suscitado una serie de costumbres y ritos, los cuales no siempre son ciertos. ¿Cuál es el secreto oculto en estas aromáticas hojas?

Sobre el pedestal de las bebidas preferidas y mejor valoradas del mundo, el té ha marcado el transcurso de la historia. Tanto la literatura, como la ciencia, la gastronomía y la medicina de una u otra forma se han visto influenciadas por este brebaje milenario.

Debido a su importancia y gran demanda del producto que reciben sus productores año a años, la Industria del Té quiere que sus consumidores estén informados a la hora de disfrutar de una taza: sobre su correcto servicio y también promoviendo nuevas tendencias de consumo con el fin de entregarle una experiencia integral en torno a esta bebida.

La preparación de un té puede parecer sencilla, rutinaria, y a estas alturas casi mecánica, pero lo cierto es que preparar el té perfecto es toda una ciencia. A continuación, expertos de Ahmad Tea enumeran algunos consejos para asegurar sabor y calidad.

 

  1. ¿Caliente o tibia?

Para lograr una buena taza de té, el agua debe estar recién hervida. Si pasa los 100°C , el líquido pierde oxígeno y, por lo tanto, calidad. Es importante que apenas hierva completamente el agua, se ponga directamente en la taza.

  1. Correcta preparación del té en Bolsa

Es de creencia popular que la bolsa de té debe sumergirse un par de veces, hasta que agarre color y queda listo para tomar. La verdad es que la mejor manera de prepararlo, para asegurarnos de que sea una buena infusión, es dejar la bolsa quieta por al menos tres minutos, dándole tiempo para que libere su sabor.

  1. Correcta preparación del té en Hoja

Para los amantes del té de hoja, el tiempo de preparación es un poco más largo. Para que el sabor y el color se expresen de manera correcta, debe dejarse alrededor de cinco minutos.

  1. Un té para cada momento

Si bien son sólo recomendaciones, el sabor de cada tipo de té se adecua a diferentes momentos de nuestro cotidiano. Para la mañana, un English Breakfast, asegura un sabor intenso para comenzar como corresponde el día. Además, queda muy bien con leche. A mediodía, un Darjeeling acompaña con tonos más suaves.

NOTA: Es recomendable consumir el té sin nada extra como endulzantes, miel o azúcar, ya que podría apaciguar el real sabor de esta bebida.